I Am The Walrus: 40 años

I Am the Walrus es exceso, abundancia, libertinaje, abuso y violencia, lujuria musical, subversión y rendición, narcisismo. Es una canción punk por deficiencia y una canción progresiva por suficiencia. I Am The Walrus define y destruye la historia del rock; minimiza la historia del pop, la condensa, la sublima a un punto único. I Am the Walrus es la canción que siempre le hubiera gustado componer a Zappa. Es la referencia histórica de que la humanidad existe en todas sus facetas: avaricia, amor, crueldad, humor, desgracia, generosidad, felicidad, miseria, mezquindad, egoísmo, sordidez, belleza. Es The Beatles a más no poder, es la suma de todas y cada una de las piezas musicales hechas por el cuarteto. Es desafiante en cualquier sentido. I Am The Walrus nace donde muere el rock. Escuchar I Am The Walrus es la prueba fehaciente de que estamos vivos y la evidencia certificada de que vamos a morir. Existe porque no hay un más allá propio para existir. I Am The Walrus es impenetrable y todo lo que esconde lo seguirá escondiendo. Es una entidad que representa el totalitarismo sonoro, es una canción defensiva y agresiva con toda su fuerza. Y es mi canción favorita de todos los tiempos.

I Am The Walrus forma junto a A Day In The Life y Strawberry Fields Forever, el ménage-à-trois de Lennon, el threesome de la discografía Beatle. Strawberry Fields Forever fue la primera en ver la luz en cuanto a la cronología de composición, luego vendría A Day In The Life y finalmente la mórbida I Am The Walrus que encuentra en las dos anteriores un refugio y una base para su existencia, aunque finalmente termine sosteniéndose en el aire por sí misma. De nuevo, y al igual que en las otras dos canciones, Lennon descubre en Ringo su mejor aliado, con unos golpes de batería que son capaces de producir una arritmia cardiaca. Mantener esa cohesión rítmica con unas secuencias de batería tan exactas y perfectamente puestas, no es una tarea fácil.

John Lennon dijo alguna vez que le gustaba mucho I Am The Walrus porque es el tipo de canción que puede seguir generando y manteniendo interés luego de cien años. Llevamos cuarenta y esperaremos ansiosamente otros sesenta para descubrirlo.

5 comments:

Julian D. Fonseca S. dijo...

Wow! Esta definición me dejo perplejo. No cabe la menor duda que es una obra maestra.

Además la cantidad de efectos que encajan con perfección en el transcurso del tema.

Tremendo!!

Sigue adelante Mr. Mustard!

También amo los Beatles!

N.Santamaría dijo...

Eduardo y yo lo habiamos dicho, este man es un derrochador de poesia...

J.Sorel dijo...

Qué pasado, Mr. Mustard.

Siga así y va a conseguir más conversos a la causa Beatle, incluyendome a mí.

¿Dónde deja "Happiness is a Warm Gun"?

Julian D. Fonseca S. dijo...

O "revolution 9" que aunque no es un tema como tal es un interesante experimento de Lennon.

Debo decir que el Beatle que de todas maneras más admiración le tengo es a Paul y sería hacer mejor una o varias entradas a su música: Como por decir "Honey Pie" o "You never give Me Your money" o "She´s Leaving Home" por citar sólo tres.

Mr. Mustard y ustedes conocen mejor a lo que me refiero.

Saludos

Anónimo dijo...

yo agregaria a ese maravilloso threesome 'tomorrow never knows' donde otra vez el mejor aliado de john es ringo.