Shostakovich, 100 años.

Un hombre de pocas palabras, nervioso, indeciso, quizá paranoico, tímido, bebedor de vodka, pianista, compositor, y además de todo eso, Ruso. Shostakovich tuvo que vivir el auge del régimen comunista en Rusia, vivió siempre caminando por la linea de la duda, tuvo que inventar su propio lenguaje musical compuesto por delicadas sátiras, matices y sobretodo genialidad. Tal vez por eso los entendidos y sabios del tema no han dado con la ubicación musical de este señor. No importa si fue romántico, ni importa si sus trabajados fueron salpicados por la atonalidad, menos nos importa... ni es asunto nuestro si fue comunista o anti-comunista. Para la historia quedará como uno de esos genios llenos de misterio y con un legado que nos deleita a nosotros los mortales.

El 25 de Septiembre de 1906 el mundo daba la bienvenida a Dmitri Shostakovich, y hoy en el centenario de su nacimiento, este blog se suma a los homenajes.


Symphony No. 5 in D minor, Op. 47
Concertgebouw Orchestra Amsterdam

Conduce: Bernard Haitink

Symphony No. 9 in E flat major, Op. 70
London Philharmonic Orchestra
Conduce: Bernard Haitink






2 comments:

José Enrique dijo...

No está demás hacer homenajes. Al fin y al cabo estamos sobre los hombros de gigantes. Sin ellos no podemos saber dónde ubicarnos.

Dimitri es uno de esos gigantes.

Anónimo dijo...

Sabras donde puedo conseguir mas material de Tim Isfort?... me parece genial tu blog... enhorabuena