Hijos de un arma

The Vaselines se podría enumerar como uno de esos casos raros en la historia de la música, y es que si hay algo tengamos que agradecerle a Kurt Cobain es el no haber dejado que esta banda quedara en el total olvido. The Vaselines fue una banda escocesa formada hacia la segunda mitad de los ochentas por Eugene Kelly y Frances McKee, iniciaron su corta carrera con el lanzamiento de algunos singles y EPs para un sello independiente llamado 53rd & 3rd Records, en 1989 fueron firmados por Rough Trade y lanzaron su único disco titulado Dum Dum. Pero el interés real por esta banda empezó cuando Kurt Cobain aseguró que The Vaselines junto a The Beatles era una de sus más importantes influencias, hecho que se hizo muy evidente con la aparición de tres versiones de canciones que hizo Nirvana de The Vaselines: el más conocido pero no de menos calidad, Jesus Wants Me For a Sunbeam, que apareció en el archi-famoso disco Unplugged, y otros dos covers - Son of a Gun y Molly's Lips - que hicieron parte del Insecticide. El sonido crudo, las guitarras destempladas, las referencias sonoras a Velvet Underground y la marcada influencia punk fueron suficientes para que SubPop Records en el año 1992, decidiera compilar en un disco compacto el total de todo lo hecho por The Vaselines. Así fue como apareció en el mercado el álbum The Way of the Vaselines: A Complete History, disco que vino a mostrar al mundo el legado de esta excelente banda. Eugene Kelly, luego de una invitación de Cobain, hizo parte de una de las giras Europeas como apoyo a Nirvana, para aquel entonces The Vaselines ya eran parte de la historia, sin embargo, Kelly, con el padrinazgo de Cobain creó Captain America y Eugenius, pero el sonido visceral de The Vaselines había desaparecido por completo.

Esta vez el aparatico sonoro viene con algunas cosas de The Vaselines y los covers hechos por Nirvana.





3 comments:

Pipe Toro dijo...

Bueno, al parecer no muchos quieren comentar acerca de los vaselinos. La verdad escuchándolos solitos creo que tampoco iban a llegar muy lejos, creo que les faltaba un productor que les ayudara a "traducir" un poco lo que querían decir realmente....que fue lo que Cobain supo hacer a su modo....porque las canciones si son un exito.

Sergio dijo...

Qué buen artículo, y qué buenos que eran The Vaselines! Hay canciones de ellos como Rory Rides Me Row, Molly´s Lips o The Day I Was A Horse, que aún siguen en mi lista de aquellas con las que quiero comenzar el día :) , jeje!

De Cobain, qué se puede decir.. de no haber sido por él no habría conocido jamás a the vaselines, las shaggs, o beat happening, entre tantos otros.

Saludos!

Sergio.

J. Sorel dijo...

Los Vaselines fueron otra de esas estrellas fugaces del rock (nada de one hit wonders), devoradas por la industria, la mala suerte, en fin.

Una de las razones por las que admiro tanto a Cobain (así suene valluno) es la capacidad que tenía para escarbar en búsqueda de buena música, y de señalar sin titubear lo que le debía a esos músicos. Cuando fue a Brasil, por ejemplo, invitó a Os mutantes a que los telonearan como un pequeño homenaje (igualito que Roger Waters...).