God Help The Girl

Muchos de ustedes saben de mis problemas con Pitchfork, pero de alguna forma es un problema reciente, a mí me gustaba mucho durante la primera parte de esta década y no dejaba de visitar ese sitio varias veces al día, creo que lo visitaba más que allmusic.com, y eso es mucho decir porque después de google, eltiempo.com y mis correos electrónicos, allmusic es definitivamente la página que más he visitado en mi vida. En fin, a mí me gustaba mucho los artículos de este estilo, que de un momento desaparecieron por culpa de la inmediatez y el chisme barato en el que se metieron después del 2005. Ellos cambiaron, y yo, por fortuna, también. Tweet as a fuck es probablemente uno de los últimos artículos en ese estilo que me gustaba tanto. Aunque también hay que decir que hay algunas columnas que todavía sigo con ojos de fan, como por ejemplo Poptimist, de Tom Ewing, el mismo de FreakyTrigger, sitio que también acostumbro a visitar.

Pero bueno, ese no es el punto, les cuento esto porque ese artículo de Tweet as a fuck logra llegar muy bien al tema del indie pop, de las raíces y de cómo un movimiento sin mayores pretensiones llega a convertirse en uno de los estilos más dominantes en la escena musical de los últimos veinte años. El twee nació por lo menos 25 años atrás como la versión naïve del pop, fue el punk al revés, no pretendía llenar de rebeldía sus acordes, tampoco quería parecer diferente. Sin embargo, con los años, logró llegar a muchos lugares y volverse masivo, con bandas como Belle & Sebastian, The Magnetic Fields, y en esta década, con todo los montones y montones de bandas que han salido bajo esa influencia, incluso este año tenemos un gran ejemplo, The Pains of Being Pure at Heart, una banda con un nombre horrible (casi tan horrible como Casiotone for the Painfully Alone) que se han encargado de usar una fotocopiadora de muy buena calidad para hacer su disco tomando/robando cosas de My Bloody Valentine, The Orchids, Shop Assistants, Another Sunny Day y demás bandas de sellos como Sarah Records, lo peor de eso es que The Pains of Being Pure at Heart copian desastrosamente bien todo, les funciona, por decirlo así.

Ahora sale al mercado lo que algunos han querido llamar el musical del twee. Un disco que gira alrededor de cierta temática y que puede llegar a convertirse en una película. El proyecto God Help The Girl es el trabajo de la mente maestra de Stuart Murdoch, el cerebro detrás de Belle & Sebastian. Un disco muy interesante. Yo no lo llamaría musical ni mucho menos twee, esa palabra ya está muy prostituida y además Stuart Murdoch y B&S salieron de ese corral hace mucho, gracias a Dios, así a veces pretendan otra cosa.

Para el proyecto Murdoch y algunos de sus amigos se encargaron de hacer audiciones a muchas mujeres interesadas en participar, y al juzgar por las fotos y las imágenes, parece ser que la voz no era la única cualidad necesaria para entrar, eso es muy bueno, demuestra que Stuart siempre ha tenido muy buen gusto y sabe muy bien que para hacer un grupo de pop exitoso se necesitan caras bonitas y no solamente buenas voces.

El disco me ha gustado, lo he estado escuchando en los últimos días y cada vez crece más. Cuando escuché en un comienzo que se trataba de un grupo femenino de inmediato me remití a esos grupos de los sesentas que tanto gustan a B&S, y obvio, cómo no acordarnos de la linda Isobel Campbell, no estaba muy lejos, este disco parece un gran homenaje al pop de los sesentas, también sirve para explorar algunas cosas que los B&S ya no hacen, como esas íntimas exploraciones al jazz y al soul. El disco también contiene dos canciones del Life Pursuit que han sido revisitadas para la ocasión y que son un gran ejemplo de algo que muchas veces hemos hablado acá, la maleabilidad del pop, recomiendo especialmente la versión de Act Of The Apostle II, por momentos parece superar la canción hecha por Belle & Sebastian. En definitiva, un disco que se siente muy bien trabajado, quizá se hubiera podido hacer algo más en la producción, sin decir que esté mal producido hay pequeños huecos que hacen decaer el sonido de ciertas canciones, ejemplo Come Monday Night, en ciertos pasajes es como si la canción no fuera más que un demo con buen sonido, el disco también pareciera caer en lugares comunes pero de eso se recupera muy pronto. No es un álbum perfecto, pero sí lo suficiente para pasar un rato agradable.

1 comments:

jsorel dijo...

Tweet as fuck está entre mis textos seleccionados para cuando vaya a dictar un seminario sobre música popular del siglo XX, cuando tenga unos 60 años y haya oido y digerido lo mitad de lo que tengo en mi disco duro portátil.

Bien por Murdoch, esa versatilidad me gusta.