de himnos y anti-himnos

Gainsbourg en los sesentas prefería lanzar sencillos a publicar un disco completo, y lo justificaba asegurando que cuantos más sencillos tuviera en el mercado, más posibilidades tenía de sonar en la radio y, por tanto, más posibilidades de vender, pues consideraba que en un LP sonaban unas pocas canciones y el resto se 'perdía'. Gran vision la de Gainsbourg... bueno, eso cuando la radio era importante, sin embargo, la idea sigue siendo básica y simple; la canción como eje de la música popular, así lo es y aunque no lo parezca, lo seguirá siendo. Hace un mes hablaba sobre el CBGB y en esa ocasión intenté hacer una lista con unos cuantos sonidos representativos de bandas que se pasearon por el famoso lugar. Unos días después escuché el listado y pensaba como algunas de esas canciones realmente se convirtieron en verdaderas voces generacionales. Y es que el formato de canción siempre será lo básico de todo, mucho más hablando de música popular, es esa unidad indivisible que condensa sentimientos, música y recuerdos, que en muchos casos llegan a consagrar artistas y bandas. Este blog abre un espacio para precisamente esas canciones que trascienden y se convierten en himnos, ya sea en el plano popular o incluso en el personal. Quien diga que no tiene canciones con las que se siente identificado o que representen mucho en su vida por el motivo que sea, es un mentiroso o en realidad no le importa la música para nada (existirá alguien así ¿?). Y pues para empezar lo haré con una de esas canciones que puse en el homenaje al CBGB, quizá uno de esos anti-himnos por excelencia, Teen Age Riot de Sonic Youth, canción de arranque del hipnótico Daydream Nation del 88. De esta canción hay tanto como nada para decir. Siete minutos de un viaje musical que muy difícilmente alguien puede llegar a olvidar. Un tímido riff de guitarra empieza a invadir el ambiente desde lejos mientras Kim Gordon nos susurra al oído cosas como: Say it/Don't spray it/Spirit desire...Spirit desire/We will fall..., introduciéndonos a una de esas composiciones melódico-ruidosas de Thurston Moore y compañía. Y es que cómo no convertir en himno algo que declara: Looking for a ride to your secret location/ Where the kids are setting up a free-speed nation, for you / Got a foghorn and a drum and a hammer that's rockin/ And a cord and a pedal and a lock, that'll do me for now. Por ahora, Teen Age Riot lo hará por nosotros...
sonic youth - teen age riot

3 comments:

N.Santamaria dijo...

¡dos dedos gordos para arriba! (los traductores que se encuentra uno en internet).

Eduardo dijo...

super bonita la entrada. me medio convencio de escuchar otra vez a Sonic.

José Enrique dijo...

Yo por mi parte tengo una gran aprecio tambié a Sonic Youth. Por ellos tengo el nombre de mi correo electrónico.

Y el video de esta canción me hace ver que ellos son honestos y humildes al darles un espacio a los que los ayudaron a formar como banda y a aquellos que los han seguido. Nada está hecho antes.